domingo, 3 de abril de 2016

Vipch (III). Cuadro y limpieza de componentes

Ya he desmontado los componentes de la Vipch, por fortuna estaban lo suficientemente engrasados y ninguno opuso mas resistencia de lo común. Ahora se puede observar con mayor detenimiento la estructura del cuadro y sus ángulos.
Las punteras son Gipiemme. Aquí es donde tiene mas desconchones el cuadro y también en la zona de la cadena.
Los tornillos que ajustan la distancia del eje en la punteras están pintados, así como la tornillería del portabidón. Creo que no es habitual pintar el cuadro con los tornillos, pero quizá el "estilo arcoiris" implicase incluir a la tornillería en el juego de colores. Observando las cazoletas del eje de pedalier veo que están limpias (cuando se pinta un cuadro de aquella manera, los que lo hacen suelen dejar puesta la cazoleta derecha), así que lo mas probable es que la pintura sea la original. Si así fuera -según leí en el blog del que hice referencia en la anterior publicación- es posible que este cuadro se pintara en la fábrica de Navali, en Herrera de Camargo.
Continuando con las referencias de José  Gutiérrez, autor del interesante blog Randoneur, los racores se producían en Ecrimesa una empresa ubicada en Santander y que en la actualidad se dedica al mecanizado de piezas en acero y otras aleaciones.  
El escudo de la pipa de dirección está compuesto por una torre en el centro y dos frutales, y en la parte superior un yelmo rodeado de un penacho de plumas. No sé a que lugar o apellido corresponde.
El racor del eje de pedalier es corto, tiene dos ranuras en la parte inferior y las guías de cables de cambio. El número de serie que se lee es A 269.
La firma, A. Valiente en el tubo horizontal.
 Las calcas están bien.
Y como se puede ver en la etiqueta naranja la horquilla no es la original. Tenía el precio en pesetas.
Para darle un toque aún mas diverso tipo mil leches, como denominan en Navarra al mestizaje, el eje de pedalier es un Shimano 600. 
Con esta mezcla de componentes, esta claro que esta bici se montó a cachos o le cambiaron tantos que resulta imposible averiguar cual era el grupo original, si es que alguna vez existió.
Esta ensaladilla le da cierto encanto. Está claro que no es una bici de primera clase ni lo pretende, pero si es llamativa y resultona (desde luego desapercibida no pasa).

Ahora sigo con la limpieza de mas componentes:

El desviador trasero necesitará un lavado y eliminar una capa de pintura que ahora cubre parte del cromado.

Desmonto las roldanas y los balancines para limpiar el cambio con mas facilidad. Después con un estropajo suave voy retirando la capa de pintura que está en el cuerpo del desviador.
El tensor del muelle es la única parte donde aparece un poco de óxido, así que le doy con detergente y estropajo para quitarlo y luego lo protejo para evitar que el óxido salga de nuevo por los poros que ya están abiertos.
Después del proceso abrillanto las piezas de aluminio y las cromadas.



Para llegar a los recovecos utilizo un destornillador plano que presiono sobre el estropajo y en los rincones mas difíciles uso una punta y con un trapo voy eliminando la suciedad que aún anda adherida.
El resultado es un desviador regenerado. Le he dejado la parte pintada en negro a propósito, me gusta como queda.
Las palancas de los desviadores están bien, aunque una de ellas tiene un pequeño golpe que trataré de camuflar un poco.

Para ello repaso con una lima y así eliminaré las marcas; de seguido le doy con diferentes lijas para quitar los arañazos que la lima ha dejado y abrillanto. Antes he lavado la pareja de palancas y la tornillería con detergente y las he pulido.

Después del lavado y del repaso, la palanca no ha quedado perfecta pero el arañazo, al menos, está disimulado.
El desviador delantero tiene en el interior las clásicas señales de roce de la cadena en la jaula interior, también tiene pequeñas picaduras, algo de mugre y un golpecito en la letra U de Zeus, el logo del collarín, pero nada de importancia. Funciona perfectamente.


Toca lavarlo para desengrasar, limpiar las partes de aluminio y la tornillería con lana de acero y lijas. Para finalizar la limpieza y recuperar el brillo de la jaula por la parte de fuera, lijo suavemente para no afectar al cromado. 
El resultado es este.




Recambios

Voy a realizar unos pequeños cambios en la bici. Los mas inmediatos serán cambiar los frenos (vino con unos Exage Action en las manetas y unos Lee Chi en las herraduras) por un juego Modolo Corsa que tengo; también cambiaré la horquilla, la que trae tiene muchos picados minúsculos que la afean porque la calidad del cromado es malo, y por otro lado tengo que localizar una tija nueva. Aún queda tarea.

¡Así que manos a la obra!



lunes, 28 de marzo de 2016

Así vivimos la última etapa de La Volta 2016











Mila ha editado este vídeo donde resume la buena jornada que compartimos con los chicos de Veni Vidi Bici en Montjuïc. Aquí plasmó con su pequeña Harinezumi a los sufridos de la ruta pasar por la rampa mas dura del circuito. 

El encuentro fue muy divertido, esperamos que hayan mas.

video