miércoles, 16 de diciembre de 2015

Mendiz (III). Decapado cuadro de aluminio

Como comentaba en el post anterior, la biela derecha presenta unos arañazos profundos que la afean bastante. No sé como se ha podido producir un desgaste tan afilado, da la sensación que utilizaban calzado de acero o que se yo. Voy a experimentar si funciona el decapado en esta pareja de bielas. Se que sobre el aluminio hay una capa que no es pintura simplemente y  que sobre esta hay una capa de laca. Si no pruebo a decapar, sé que para eliminar parte de esos arañazos necesitaré lijar bastante, así que si decapo antes la tarea será mas llevadera. Puede que el experimento acabe bien o puedo hacer un desastre. En la experiencia está el aprendizaje y el riesgo. Si la cosa no sale me veo obligada a buscar un juego de bielas. Veremos a ver como acaba la cosa.
Tenía pendiente de limpiar la horquilla que por suerte solo tenía suciedad, mucha, en la corona de la horquilla pero nada mejor que un buen lavado con estropajo y desengrasante para eliminarlo.
Una vez he terminado con ella, acondiciono la terraza para decapar el cuadro Mendiz. He forrado con papel de periódico la mesa y el suelo. Utilizaré una brocha para extender el decapante en gel y según las instrucciones tengo que esperar una media hora para que la pintura se ablande y salga. Por la pinta que tiene el cuadro creo que la pintura va a salir pronto, sobre todo por dos razones, una que el cuadro es de aluminio y este es menos rugoso que el acero y dos porque esta pintura carece de una base de imprimación. Antes de meterle mano al cuadro he retirado las calcas con mucho cuidado y las tengo a buen recaudo. En las redes no he logrado localizar un diseño idéntico de estas calcas; o están las clásicas, esas del ciclista con la gorrita hacia atrás ó las actuales, pero estas no. Las he guardado por si se quieren hacer unas réplicas. Salvo la calca con la leyenda del tubo horizontal Tubería Oria 7020 que está rota, el resto está al completo.

Así que me pongo en faena y aplico el decapante por todo el cuadro. El que utilizo es Titán en gel.

En menos de cinco minutos la pintura-laca comienza a ablandarse y a desintegrarse como si fuera papel de celofán mojado.



A los quince minutos ya está así.





Con la ayuda de una espátula y con suavidad la pintura-laca, ahora gelatina, va saliendo con mucha facilidad. Las zonas donde está mas afianzada son las costuras de las soldaduras y los recovecos de las punteras, para las que utilizo un rasca-vidrios y un cúter para quitar los restos de esta pintura. Una vez acabado el proceso de rascado, termino con un taco de lija medio que tengo regastado y quito los restos  que quedan. 
Por la tarde toca lijar para comenzar a trabajar el pulido, uso lana de acero media y 0000 combinando con tacos de lija medio y fino. Después abrillanto mas con lijas de 1500, 2000 y 2500. El resultado después de la jornada es agradecido. 


Al día siguiente pruebo a decapar las bielas con el mismo decapante y pasados quince minutos la biela izquierda ya tiene levantada la pintura pero la derecha ni se inmuta. Al girarla me fijo en la referencia y mira por donde descubro que no son idénticas, supongo que esta es la causa de esa desigualdad  -una mejor acabada que la otra- a la hora de eliminar la pintura. La biela izquierda la rasqué y salió con un poco de trabajo, sin embargo la biela con la araña me hizo sudar un rato. Tuve que utilizar el cúter para eliminar la pintura y luego lijar con ganas. La tarea fue ardua. Cuando acabé seguía preguntándome que era lo que arañó tanto la biela. 
Aquí están ambas bielas con el decapante haciendo su trabajo. En la imagen de la derecha la araña de la biela una vez decapada y rascada a falta del pulido para eliminar ese desgaste e igualar. 

Antes de ponerme a pulir le hice una sesión de fotos al cuadro para hacerme una composición del cambio que iba teniendo la Mendiz.

Da buena impresión.

La forma de la tubería en el tubo oblicuo es achaflanada por los extremos y cilíndrica por el centro. Dejar a la vista el detalle de la soldadura queda bonito.

A mi parecer ha sido un acierto eliminar la pintura. Cuando esté toda montada el cambio será notable.

Para finalizar la jornada lijé y pulí las bielas.

Y aunque no logré eliminar la sección de los arañazos del todo si quedó mas decente. Es este caso opto por cambiar el acabado original por uno pulido para disimular y resolver el entuerto.

¿que os parece? 

2 comentarios: