miércoles, 5 de junio de 2013

Gipiemme

Me ha enviado un mensaje Toni Hidalgo adjuntando una fotografía de una bicicleta de carretera. Juande anda con ganas de una, ya que le han dejado una preciosa Zeus, pero no es de su talla; aunque él que es muy suyo me dice que con esa va bien. 
Dada la lógica y la experiencia me da la "ligera impresión" que si tu número de calzado es un 40 difícilmente vas cómodo en un 42. Las veces que hemos salido a dar un paseo, visto desde atrás, noto claramente que su cadera va de arriba abajo (biométricamente se diría que lo que veo ir de arriba abajo, es el trocánter del fémur, la parte exterior de la cadera). Eso quiere decir que aunque tenga el sillín a tope de bajo, sus bielas humanas -las piernas- no alcanzan correctamente su punto de apoyo más bajo y eso físicamente puede provocar un problema en su espalda y piernas; si le diera por hacer una ruta de kilómetros, entre otras cosas además, estaría perdiendo eficacia en el pedaleo al estirar demasiado la pierna.
Entiendo claramente que es difícil resistirse llevar una Zeus tan bonita como la que le han dejado, pero la talla es la talla y la Zeus en cuestión es una 53.
Yo manejo una Razesa, talla 52, y admito que con una 50 iría mejor, también tengo el sillín un poco bajo pero no estiro las piernas al ejercer la acción del pedaleo; es más, mantengo el ángulo justo de extensión de las rodillas (entre 140º y 145º). Juande más alto que yo pero nuestras distribuciones morfólogicas son diferentes: Su espalda es mayor que la de servidora sin embargo sus piernas no. De ahí que la 50 sea su talla más idónea (y la mía).

Dicho esto, regreso a la llamada de Toni; dice que un conocido suyo quiere vender una bici talla 50 y quiere enseñarnosla Se lo comento a Juande y nos acercamos a verla. A primera vista está bien, solo que el color, azul metalizado con salpicones grisáceos, la afea (la moda ochentera en este caso hoy le resta estética), sin duda cuestión de gustos Está montada con componentes añadidos algunos, y originales, otros. Para quitarle más espectacularidad a la bici, tiene unas calcas que no son de origen (la del tubo oblicuo pone Granada) y algo horteras. A sabiendas que Juande pretende hacerse una fixie y que de seguro la va a desmontar entera, es el cuadro lo que interesa y está muy bien  (muy bien escondido). No la va a "mutilar",  para respetar en la medida de lo posible la construcción original del cuadro (no hizo así con la Klinton, pero fue un experimento de una MTB) y porque de esta manera permanece la opción de montarla con componentes de carretera en cualquier momento.
Los componentes que porta consigo la Gipiemme son: desviador trasero Shimano 600, piñones Shimano de 7 coronas, desviador delantero Zeus, platos y bielas Thun Aero Coronado PR, pedales Look automáticos, llantas Rígida SX100, las palancas de cambio van al cuadro y son unas Shimano SL, herraduras de frenos Shimano Exage, manillar Gipiemme, cubiertas de Decathlon.

La Gipiemme es una bicicleta de fabricación italiana, la marca inició su andadura como taller a mediados de los 60 en Milán, y veinte años mas tarde y tras trabajar para otras empresas, ésta se lanzó a producir componentes para cuadros. En 1985 Gipiemme dieron forma a unas ruedas que llamaron lenticulares debido a su forma de lente, utilizadas por pistards, y realizadas en fibra de vidrio (luego llegó el kelvlar y después el carbono). La industria de la bicicleta de competición en aquellos años evolucionó bastante utilizando bases de tomadas de la areonáutica, coincidiendo con los test de records de la hora y toda la publicidad que traía consigo una prueba de este calibre para la presentación de nuevos modelos. La empresa se subió al carro del desarrollo tecnológico en este sentido y se especializó en el diseño de llantas y también, creo que, a la de sillines. En la actualidad  la factoría Gipiemme está en Loira.

Después de mirarla con cierto detenimiento, Juande decidió quedarsela, y creo que fue buena elección. No conoce la marca, pero aprende rápido, ya le iré contando lo poco que se, y de seguro que indagará más gracias al mundo cibernético que nos rodea (en mis años eran libros). Servidora conoce el mundo de las motos como el (solo con oirlas ya sabe cuales son) y lamentablemente, aprendo lento... en fin, son cosas que pasan.

Aquí os la presentamos:


Bielas y platos Thun Aero Coronado PR, de origen germano



Shimano 600

Comparando tallas; con la Zeus, queda clara la diferencia.

A los dos días la bici en el local-taller ya está así.


Vista de frente

En el taller con el gran Soffatti, el sillín "comodín"
Detalle puntera
Las ganas de hacer una conversión de una bici a fixie, es algo que Juande persigue hace un tiempo; ha hecho combinaciones mentales de todo tipo y se ha ilustrado bastante con modelos de bicis que va rebuscando por internet; la ilusión es tremenda, así que disfrutaremos del proceso de su proyecto sin duda. 

Allá vamos!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario