miércoles, 3 de diciembre de 2014

Un repaso a la Delcroix y a rodar

Nos hemos hecho con esta bonita bicicleta que ha sido sometida a la limpieza y engrase habitual de Le Vélo Calme. Lamentablemente no tengo fotos del proceso (del antes y después), aunque el estado de conservación era bastante bueno y tan sólo, como he comentado, ha necesitado un engrase general, una buena limpieza y la eliminación de un poco óxido.
Los cromados presentan buen estado de conservación, la calidad de éstos es buena y aunque ha necesitado su tiempo de recuperación no han dado mucho trabajo; el resultado es agradecido. Como suelo hacer, se han engrasado todos los rodamientos y también se ha renovado el cableado de frenos, cambios y las respectivas fundas.
El cuadro tiene un bonito color celeste cielo metalizado, y en los racores tiene pequeños detalles de líneas doradas que resalto con el Edding 751 que me dió tan buenos resultados en la BH Gacela negra.
Respecto a la marca, en principio no tengo muy claro el origen. Si nos guiamos por la bandera de la calca, es la de Luxemburgo, pero indagando podría asegurar que esta bici es francesa, concretamente de Saint-Amand-les- Eaux población ubicada en la zona norte de Francia, perteneciente a la comuna de Valenciennes. 
En ese lugar, Fernand Delcroix (1914-1977) instaló una fábrica de bicicletas que poco a poco fue prosperando, tanto que en sus mejores momentos llegó a tener hasta 90 empleados. En ella se crearon bicicletas urbanas y de competición. Al fallecimiento de Fernand, su hijo continuó con el negocio, que lamentablemente tuvo que cerrar sus puertas a mediados de los años 80, al igual que ocurrió en otras tantas fábricas de bicicletas.
Como dato curioso cabe destacar que en la localidad de Saint-Amand-les-Eaux la afición ciclista contaba con varias asociaciones deportivas, entre ellas una denominada "Les Ecureuils des Amandinois" (Las Ardillas Amandinois) y entre sus filas destacó el corredor -que antes fue obrero con el zinc y también minero- Jean Stablinski, (de ascendencia polaca y nacionalizado francés) que brilló con las dos ruedas recopilando con su esfuerzo un magnifico palmarés profesional; entre sus triunfos, fue vencedor de la Vuelta a España en 1958, obtuvo el Campeonato del Mundo en 1962, fue cinco veces campeón de ciclismo en ruta de Francia (1960-62-63 y 1964), entre otras victorias en competiciones clásicas de un día, así como en finales de etapas en las grandes vueltas. Stablinski al retirarse de la competición compaginó su afición al ciclismo siendo Director Deportivo  del Sonolor- Lejeune  y dedicándose a la reparación y venta de bicicletas con su nombre, fabricadas en la factoría Delcroix.
Los amantes del ciclismo clásico conocerán el temido paso por el Bosque de Arenberg de la París-Roubaix, este precioso itinerario era el que Stablinski recorría para ir a trabajar a la mina de carbón de Wallers, antes de dedicarse al ciclismo, y él fué quien propuso este difícil tramo de 2,4 km (La Drève des boules d'Herin) a la organización de la París-Roubaix, para la edición del año 1968, como parte del difícil recorrido adoquinado en la legendaria carrera clásica.

Después de este paréntesis de historietas vinculadas de alguna manera a la Delcroix, dejo imágenes del resultado del acabado de esta belleza urbana. 

Manetas de freno Weinmann

Los puños son originales y se le ha retirado la mugre de las anillas sumergiéndolos con detergente, KH7 y agua caliente, luego se ha cepillado para quitar los restos de suciedad.

Desviador trasero Sachs Huret


Herraduras de freno CLB

Los guardabarros se han limpiado con lana de acero, detergente y abrillantado con pulimento.

Sillín Perache







Detalle de potencia y fileteado en los racores y doble plato Solida

El mismo procedimiento que con los guardabarros se ha realizado con manillar, potencia, dirección, platos, bielas y pedales.




Detalles del cuadro
Visto Bueno por parte del Sr. Trodo



Y aquí la Delcroix completa. 

La dinamo y la conexión eléctrica funciona, y el bonito piloto de luz amarilla típico francés iluminará un poco el camino nocturno.

Por suerte, poco ha tardado en ponerse en marcha esta bici. A Carolina le ha encantado y ya tiene dueña. Circula por las calles de Barcelona.
¿os gusta?

2 comentarios:

  1. Simplemente genial! Muy buen trabajo en una magnífica pieza. Nuestra más sincera enhorabuena.

    ResponderEliminar