lunes, 1 de abril de 2013

Puch - Free Spirit

Llegó a casa una mañana soleada de invierno; fuí a rescatarla a Villanueva del Rosario el mismo día que S.M. la R. Sofía llegaba a esa población... una semana después de unas asoladoras inundaciones anegaran gran parte de la comarca de Archidona, por el desbordamiento del Guadalhorce.

Desconocía este dato hasta que llegando a la población la Policía Municipal y las vallas me prohibieron el acceso. Por suerte la Puch no estaba en el pueblo propiamente dicho, sino en un taller de coches cercano a una gasolinera anexa a la carretera que nos lleva a Granada, la A-92. Y de ahí me la traje maltrecha, con las cubiertas secas a más no poder y con la cadena más oxidada que jamás había visto... el resto aceptable. Otro reto que entró a casa de incógnito y que se mantuvo paciente esperando su turno.

Un poco de referencias

Puch es una marca de origen austriaco nacida a finales del siglo XIX, fundada por Johann Puch que inició su andadura en la fabricación de bicicletas y, posteriormente de motos y automóviles que alcanzaron notoriedad por las buenas prestaciones de sus motores. Aunque es una marca conocida no tuvo la popularidad de otros fabricantes, aunque llegaron a producir unas 350.000 bicicletas al año, allá por los años 70... y de esta época es la Free Spirit. Una década después, como le ocurrió a casi todo el mercado europeo de fabricantes de bicis, la compentencia del gigante asiático sumergió en una crisis de producción por la competencia de precios y la fábrica de Graz cerró sus puertas. Finalmente los italianos de Piaggio adquirió la marca Puch a finales de los 80 y siguen fabricandose bicicletas manteniendo esa marca, que se comercializan en especial en centroeuropa. Desconozco aunque lo intuyo si el montaje de los cuadros se realiza aún en el viejo continente (y me temo que va a ser que no). Si alguien pudiera ampliar datos es de agradecer.

Años ha, -en el siglo pasado-, monté con cierta regularidad en una bici Puch de carretera prestada un par de tallas mayor que la mía, también color gris metalizado como esta; recuerdo que tenía cinco piñones. También tuve un ciclomotor Puch, el modelo Monza, una motillo de 50cc con marchas, que vendí años después para ir en bici al trabajo. Posiblemente por simpatía más la curiosidad de los componentes que vi en esta bicicleta fué lo que me llevó a ella y la robustez de estos cuadros de acero.

En un principio, y como el cuadro tiene poco deterioro de pintura he descartado el pintado. Quizá y si los encuentro cambio los adhesivos. Los componentes tienen marcas de óxido y a excepción de la cadena que tiene un master (de óxido) y las cubiertas que estaban digamos momificadas, en un principio creo que se puede rescatar  el resto. El cuadro de la Puch, urbano de barra baja va montada con manetas y frenos de herradura Weinmann Symetric, llantas de aluminio del mismo fabricante, cambio de piñones y palancas de los desviadores Simplex, el desviador de plato -que no es de origen y supongo que tambien sería un Simplex- es un Shimano Exage 500LX, la piñonera de cinco piñones de rosca también son un repuesto en la bici de la marca japonesa Shimano, cierres rápidos Spidel Maillard, los guardabarros son de plástico duro Bluemels Club Special de fabricación inglesa, bielas Silstar con doble plato 52-42, sillín San Marco, portabultos y algunos de los componentes accesorios al cuadro son de los germanos Esge. Potencia, pedales y dirección sin identificar, ni el manillar -tipo moustache- que estuvo encintado en sus tiempos. Tambien tiene soldado al cuadro un pequeño candado que bloquea la rueda trasera fabricado por Clou (?); desconozco si podría desmontarlo un cerrajero y hacer de nuevo la llave.
Estado de la cinta
Portabultos Esge
 
Chapita que hace de cierre a falta de tapon roscado
 
Bueno, pues ahora toca desmontar todo esto, clasificarlo, chequear su estado a fondo, limpiar desoxidar, pulir y engrasar.
¡¡Manos a la obra!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario