miércoles, 2 de julio de 2014

Customizar una bici de montaña

Xavi ha tenido el valor de cederme su bicicleta para que le dé un poco de vidilla. Según cuenta, le tiene mucha estima y juntos han recorrido las calles de Barcelona durante mucho tiempo, pero por cosas que pasan la ha tenido aparcada en la calle bastantes meses (¡¡¡y ha sobrevivido a los cacos!!!), como premio a su supervivencia, esta bici de montaña mixta con cubiertas tipo slicks y de marca desconocida, ya que según parece cuando la adquirió años ha, le retiraron las calcas con cutter, y en el chasis no aparece ninguna señal del fabricante.

Por los componentes que tiene, la bici puede ser de finales de los 90; lleva en parte, grupo Shimano 200GS y triple plato Biopace, que es un poco ovalado para que la merma de la fuerza que se ejercita en los puntos muertos del pedaleo sea más eficaz.

Tras un período de espera en casa, respetando turno le llegó el momento y nos pusimos manos a la obra.

Mientras llegaba el material a sustituir , una vez  finalizada la anterior misión, me remangué para ir desmontando componentes y dándoles un rescate a los que se pueden reutilizar (la mayoría).

El gas oil, buen aliado para el desengrase y refresco para el metal, ayuda a ablandar, por decirlo de alguna manera, el óxido y también a la hora de dar brillo.


Los componentes se dejan, sin muchas dificultades, salir de sus aposentos.


Y tras el lavado el material va tomando un aspecto que se reconcilia con la vista.


Las bicis de montaña, entre otras muchas cosas que las caracteriza tienen mucho plástico entre los componentes del material. Esta en concreto va montada en un grupo de "trote" Shimano, muy vendido allá por los años 80/90 cuando la explosión betetera se fraguó para quedarse.
No obstante hay algunos accesorios que muestran el efecto sufrido tras el ataque del temido óxido, aunque en este caso no es implacable.


Desmontamos dirección y eje de pedalier, con la intención de limpiar y engrasar todo lo que tenga rodamientos de esta manera intentaremos que vaya más suave y perviva más tiempo.


A la hora de acondicionar los conos, me encuentro con un handicap que se me pasó por alto... las ruedas tienen un cierre espanta cacos y no tengo llave.

Me veo en la tesitura de buscarla y tras varios intentos, finalmente me tengo que hacer con un juego completo (cierre de ruedas y sillín) para tener la llave que desbloquee las ruedas y poder desmontarlas, ya que Xavi, el propietario de la bici, ni lo tenía y ni siquiera era conocedor de la seguridad afianzada en las ruedas de su bici. Esta llave, similar a una allen tiene de peculiar que es pentagonal y no exagonal, como son las allen al uso.

Los neumáticos que lleva están deformados por la larga estancia callejera, ya que al perder la presión las cámaras se han deformado y el alambre está a la vista; en cuanto le metiera presión morirían por la zona afectada, con lo cual serán sustituidos por unas cubiertas lisas.

Desconocemos el fabricante origen de la bici, como dijimos al inicio del post las calcas fueron retiradas años ha y en la parte inferior del cuadro sólo aparece un número de referencia, en las punteras tampoco hay nada. Uno de los motivos que menos me gusta de la bici son las marcas que quedaron tras la retirada de las calcas-marca desconocida, afean mucho el cuadro. Paseando por la city vi un rollo de esos adhesivos pidiendo a gritos reciclame, reciclame (?) y como no está Juande cerca, pues ideo un apaño, digamos regulín (o a lo Paxi), y tras esos adhesivos pretendo hacer medidas y cubrir, de la mejor manera posible, esas marcas de cutter que sustituyeron a las calcas.


El manillar de esta bici es anchote y da la sensación de cómodo, veremos como se porta la bici cuando la tenga montada, y sobre todo quiero que la cosa me salga a la primera.... ojalá!!!

Esta es la apariencia de la bici mixta, antes de sacar las ruedas apresadas en su seguro. Ya estaba engrasado y repuesto el pedalier y la dirección (tuve que sacar la horquilla con la rueda colocada)... ains!!! y también enlucido el manillar.


Las palancas de cambio serán sustituidas por unos grip shift.

Una vez solucionado el pequeño obstáculo de la "herramienta" para sacar las ruedas, los conos son limpiados y engrasados, y las llantas, marca Vuelta de color negro están en buen estado, sin picaduras; lástima que los radios no fueran inoxidables, sino lucirían mucho más.

Aún tengo como asignatura pendiente ser capaz de radiar una rueda desde cero... aunque no me olvido de Inhibita que hace meses me invitó a enseñarme... (que afortunada me siento, pero... ¿seré capaz?), hasta ahora me limito a centrar y a cambiar radios.

Mila ha colocado cableado y fundas de freno y cambios, ahora toca ajustarlos. Por suerte todos los componentes, salvo las palancas de cambio que fueron sustituidas están en buen estado tras la operación rescate, aquí muestra fotográfica de como quedaron tras el proceso.


Aquí una comparativa de la guía del freno trasero tras el desoxidado


Una vista del manillar con los grip shift ya instalados.


Y el resultado del primer experimento de las pseudo calcas que tapan las rayas de la no marca en el cuadro. Se que se puede hacer mejor, pero mi intención básica es que mientras tanto el cuadro no sufra por esas zonas, aunque hasta el momento de la puesta a punto, el cuadro no tiene ninguna picadura de óxido.


Un antes y después en el frontal del cuadro...


Con los aparejos adhesivos ya colocados.



Y el resultado final: Una bici mixta que podrá rodar por pistas de campo y ciudad. Poco antes de devolvérsela a Xavi, cortamos cables sobrantes y rodamos un poco con ella por la city.
Las sensaciones de un manillar tan anchote es de bici urbana por la postura que te ofrece. Tanto los cambios como los frenos van bien. No es una bici que se haga pesada, aunque su cuadro sea de cromoly.
Para el fin en el que se va a utilizar, creo que la misión ha sido cumplida y espero que Xavi vuelva a pedalear con ella.




En fin otra bicicleta más lista para el pedaleo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario